MQQVP XIV: I Am a Hero

En el año 2009 comenzaba en la Big Comic Spirits un manga con un aspecto bastante peculiar y que, sólo por el primer capítulo (que es el que leí en su momento cuando salió9 te dejaba con una intriga indescriptible y una cara de “pero qué coño es esto” que echaba para atrás. Porque esta serie es, principalmente, lenta, calmada, de un ritmo desesperantemente relajado y que tarda muchísimo en meterte en lo que será en el futuro la trama de verdad. Hasta entonces es un slice of life adulto, en el que te enseña día a día y muy detallada la vida de un treintañero con pinta de fracasado que trabaja como asistente de mangaka y que sueña con triunfar con su propia serie.

Pero I Am a Hero es un thriller psicológico y de terror, por lo que realmente no podía quedarse en eso. Nuestro protagonista tiene serios problemas psicológicos, como que ve fantasmas por ejemplo, pero intenta sobreponerse y llevarlo con normalidad, además tiene una novia un tanto peculiar y friki, que no termina de estar claro si está con él en serio, o tiene a otro, o qué demonios pasa en esa relación. Además, en el trabajo tampoco es que le vaya bien, y va intentando sobreivir como puede. Pero las cosas se ponen muy raras cuando aparece un virus que transforma a la gente en zombies y el mundo completo empieza a venirse abajo… tal vez. Porque realmente, aunque parece real, puede que no esté claro que el virus sea real o sólo otra alucinación del protagonista.

Paranoias, obsesiones y alucinaciones se entretejen en un monólogo interior que serpentea a través de la vida del protagonista. Así es como debe ser vivir con una enfermedad mental. Sin embargo, todo tiene un extraño sentido. Es decir, aunque el héroe parece un perdedor, alguien con quien no sentirías empatía, cuya vida parece un sinsentido, el contenido desagradable de sus pensamientos tienen una lógica y un sentido a su peculiar manera. No tiene sentido para una mente normal quizás, pero precisamente esa lógica interna y propia es la que lo hace a la vez heróico y trágico. Él vive una vida, y busca sus metas como el que más, pero todo envuelto en un aura de tragedia y depresión.

El autor de la serie, Kengo Hanazawa, ha publicado sólo cuatro series. La más larga, Boys on the Run, consta de diez volúmenes y fue publicada, al igual que esta, en la revista Big Comic Spirits de Shogakukan, donde se han publicado series como Oishinbo o la famosa Ikigami. El estilo gráfico empleado en esta serie es una especie de realismo obsesivo, detallado al extremo, emulando quizás el carácter del Héroe. Tiene una composición muy cinemática, parece a veces un detallado storyboard para una película, utiliza acercamientos y planos móviles, como si se tratase de una, con zooms hiper cercanos hasta planos panorámicos que parecerían fotografías. Ese tipo de estética, realista pero enrarecida, le da una fuerza increíble a la pausada narración y la extraña historia.

La serie lleva seis tomos en Japón, y ha estado nominada para varios premios importantes, por lo que para ser aparentemente underground goza de mucho éxito y buena salud, además de estar casi con cada tomo nuevo entre los más vendidos. Recomendada para los que les gusten las historias psicológicas y traumáticas.

Anuncios

,

  1. Portadas: I am a Hero #9 « Trastero
  2. Novedades XVIII Salón del Manga de Barcelona « Trastero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: